Nos encargaron una reseña que versara sobre “algún alojamiento salvaje, inesperado, original y muy barato” donde pasar una noche en Madrid. Al instante supimos la respuesta, un lugar al que siempre volvemos: los calabozos de la Comisaría Central.

Esta comisaría, sin duda la más in del momento, es uno de los rincones más acogedores de la ciudad y toda una experiencia. ¿Has estado alguna vez en alguno de esos hoteles dónde no se molestan ni en acompañarte a la habitación? Olvídate, en la Comisaría Central te acompañan hasta la puerta misma de tu celda sin esperar propina a cambio. ¿El artífice? El anfitrión del lugar, el comisario Cifuentes, cuya hospitalidad es legendaria entre los parroquianos habituales, aquellos que duermen aquí varias veces por semana.

Por estas paredes ha pasado la florinata de las calles madrileñas: Juan “el boqueras”, Matías “el chirlillas” González, María “la pelos”… A nosotros nos tocó compartir celda y noche con un ejecutivo que estaba en la celda por enseñar el pene por la calle mientras gritaba a los coches. Al filo de la medianoche, se nos unieron dos chicas muy altas con barba de dos días y Tomás “el churretes”, un carterista que duerme, noche sí noche no, en la celda 4 y que animó el ambiente con el sonido de su harmónica mientras el ejecutivo bailaba con el pene fuera e insultaba a los policías.

En definitiva, un alojamiento singular y sorprendentemente barato. Es imprescindible probar la sensación de defecar en un retrete metálico rodeado de personas a las que se acaba de conocer o deleitarse con el arte rupestre grabado en las paredes. Muros por los que generaciones y generaciones de delincuentes madrileños han dejado plasmados sus pensamientos más profundos con rotuladores, auténticos haikus que son desgarradas elegías a la libertad como “pikoletos paletos”, “Juana la moños puta te voya a matar” o “Rodrigo Rato estuvo aquí”.

¿El problema? El encanto de la Comisaría Central puede retenerte para siempre: aquí sabes cuándo entras pero no cuando sales.

En nuestro caso, parece que nos hemos ganado unas largas y merecidísimas vacaciones a la sombra: nada mejor para esquivar de la rutina de la capital.

CELDA 6 DE LOS CALABOZOS DE LA COMISARÍA CENTRAL
Dónde: Comisaría Central de Madrid.
Cuándo: por la noche el ambiente es más genuino
Cómo: cometiendo algún hurto o delito menor la entrada está asegurada. Para estancias más largas consultar Código Penal.

APTO PARA: PERSONAS CON UN BUEN ABOGADO O MUCHA PACIENCIA.
NO APTO PARA: TÍOS LEGALES.