Considerando que hasta ahora la Primaria ha prestado poca atención a un tema tan esencial como los ataques de “grandes reptiles”, el Ministerio de Educación ha anunciado esta semana que aprender a escapar de serpientes será una asignatura troncal. Dicha materia, que se implantará en los planes de estudio este mismo año, tendrá su continuación en Secundaria con una asignatura centrada en enseñar a “encender fuego, cazar conejos y matar enemigos”.

“Es una materia vital y de gran importancia que se ha descuidado durante demasiado tiempo”, ha explicado esta mañana un portavoz del Ministerio de Educación. “Se trata de potenciar una alfabetización fundamental en temas básicos”, ha agregado. Estas asignaturas facilitarán que los alumnos de Primaria y Bachillerato aprendan a defenderse en un entorno hostil en el que hasta ahora estaban indefensos y “con unas posibilidades de supervivencia del 10% ante la mordedura de una mamba negra”.

“Los estudiantes aprenderán a prevenir ataques de serpientes y, en caso de producirse, a esquivarlos y a contraatacar al animal para incrementar sus posibilidades de salir con vida”, ha detallado el portavoz de Educación. Según explica, se han llevado a cabo diversas pruebas piloto en algunos institutos y el resultado ha sido “muy enriquecedor”, especialmente para los reptiles, que se han convertido en los miembros más motivados del profesorado.

Según el nuevo plan curricular, el objetivo es que a partir de ahora los alumnos lleguen a los estudios de segundo grado conociendo concepto básicos de física, como por ejemplo manejar un palo con clavos a fin de clavarlo en el cráneo “de un intruso que trata de robar víveres, gasolina o munición”.

Educación también ha detallado que el Gobierno se negará a escolarizar a niños que no sobrevivan a una estancia de diez días en “El Pozo”.