Tras las vacaciones de verano, millones de españoles se reincorporan estos días a su rutina: no tener trabajo. Poco a poco, las colas en las oficinas de empleo vuelven a recuperar la normalidad. Algunas de ellas, incluso, ya registraban lista de espera la última semana de agosto. “Nos volvimos antes del pueblo para no encontrar colas”, comenta Susana Belardiez, profesora en paro. Gracias a esa previsión sólo tuvo que esperar, irónicamente, durante ocho horas: una jornada laboral.

Los expertos recomiendan reincorporarse a las oficinas de ocupación escalonadamente. José Joaquín Vidal, neurocirujano en paro, no lo ve tan claro: “Eso es muy fácil decirlo, pero cuando estás de vacaciones en Carabanchel, en casa de tus padres, con todo pagado, es muy difícil hacerlo”.

Con resignación y una sonrisa, millones de hogares torean como pueden el síndrome postvacacional y se preparan para el nuevo curso de desempleo. “Me he comprado una libreta nueva para apuntar los gastos innecesarios”, cuenta F.S., parado que no ha querido revelar su identidad. “Lo primero que he apuntado en ella ha sido ‘Libreta: 95 céntimos’”, añade.

Para algunos, volver al paro se puede convertir en un disgusto. Merche y Chechu, matrimonio que se conoció en la cola de la oficina del INEM de Almería, aún tiemblan al recordar lo que les pasó hace unos días. “Volvimos de vacaciones en un cámping. Este año hemos tirado la casa por la ventana y hemos pedido un crédito a Cofidis”, explica. “Al llegar a nuestra vivienda notamos algo raro enseguida: una carta de una ETT. Nos indicaban que Merche había conseguido un empleo”. Al parecer, Merche había tirado currículums en Adecco meses antes de conocerse. Chechu, entre lágrimas, explica que por culpa de esa imprudencia ahora deberá ir solo a sellar el paro.

La Policía, en su cuenta de Twitter, se ha pronunciado al respecto: “Recuerda: si quieres volver al paro seguro, no tires currículums. #Imprudencias #vueltaalparo”.