“Tenemos uno, pero nos faltan los otros 29.999.999 millones”, ha declarado esta mañana un portavoz de Apple tras admitir que la empresa ya ha perdido todos los auriculares inalámbricos pocos días después de fabricarlos. “Quizá se han caído”, explican desde la compañía californiana, que confía en encontrarlos antes del viernes 16 de septiembre, fecha de la salida del producto al mercado.

Según explican desde la sede de Apple, en Cupertino, la fabricación de los nuevos auriculares ha transcurrido sin complicaciones “y siguiendo los estándares de calidad de Apple” pero, justo antes del proceso de empaquetado y envío a las tiendas, se han extraviado. Ahora mismo, la compañía, que activó las preventas hace una semana, sólo dispone de un ejemplar izquierdo y está a la espera de buscar el resto.

“Estaban aquí hace un momento, quizá los treinta millones de ejemplares están en un bolsillo o se han caído al suelo y alguien los ha golpeado con el pie y han rodado debajo de alguna mesa, pero aparecerán”, ha insistido el portavoz de Apple intentando tranquilizar a los clientes interesados en el nuevo producto.

“Nuestros clientes esperan los mejores productos de Apple y eso es lo que vamos a ofrecerles con estos nuevos auriculares en cuanto los encontremos y podamos empezar a venderlos”, dicen desde la empresa.

“Joder, puta mierda”, insiste la marca, cuya última esperanza es que los treinta millones de auriculares aparezcan en la bolsa de la aspiradora.

Según diversas fuentes, Apple se vio obligada a vender auriculares sin cable tras la visita de unos rumanos a su fábrica.