Hacerse con la señal WiFi de un vecino no es tan complicado como algunos piensan y tú lo sabes perfectamente porque llevas años pirateando por sistema la conexión a Internet de tu vecino. ¿Eres el único listo del inmueble? Probablemente no.

Existen varias formas de averiguar si algún idiota está robándote la señal de conexión WiFi que tú le robas a tu vecino. Lo notarás cuando la conexión de tu vecino empiece a ir mucho más lenta de lo habitual. Pero no es ésta la única pista que puede dar a entender que otros están pirateando el WiFi que tú le pirateas al vecino.

Pregúntale al vecino al que le robas el WiFi si sospecha que alguien le está robando el WiFi. No subestimes a tu vecino, puede que él ya haya leído este artículo y haya hecho sus comprobaciones. Interésate por la seguridad de su red como quien no quiere la cosa, pídele que tome precauciones porque últimamente la conexión va lenta.

Asegúrate de que el vecino al que le robas el WiFi no ha contratado una tarifa más lenta: puede que haya decidido ahorrar y que se conforme con una velocidad de conexión inferior a la de antes. Y, encima, sin consultarte.

Pídele al vecino al que le robas el WiFi que desconecte todos sus dispositivos y haz lo propio. Si el indicador WLAN de su router sigue parpadeando pese a que ni tú ni él estáis conectados a la red, entonces hay otro vecino cabrón que se está pasando de listo. El vecino al que le robas el WiFi debería tomar medidas o tendrás que ser tú mismo quien se encargue de tener una “charla” con el vecino que le roba el WiFi al vecino al que le robas el WiFi.

Equipos desconocidos que no son el tuyo conectados a la señal del vecino: los ladrones de WiFi menos experimentados, como por ejemplo tú, soléis pasar por alto un detalle. Que vuestros equipos aparezcan reflejados en el listado del propietario de la señal en el equipo de su hogar. Pídele al vecino al que le robas el WiFi que revise el listado de equipos conectados en la interfaz de su router. Si aparecen usuarios extraños que no sois ni él ni tú, es que os están tangando.

¿Le has pasado a alguien la clave del WiFi de tu vecino? Asegúrate de que en la última reunión de vecinos no volviste a emborracharte y le dijiste a alguien que la clave del WiFi del idiota de tu vecino es 1234.

Si ninguna de las comprobaciones anteriores da resultados concluyentes, cúrate en salud: cambia la clave del WiFi de tu vecino por otra más segura.