Los mosquitos son los mamíferos más molestos en la época estival. El mosquito tigre, además, puede devorar una cabeza humana sólo de un codazo. Antes de inventarse la homeopatía, moría mucha gente por culpa de sus picaduras. Si quieres librarte de la presencia de estos salvajes cefalópodos en casa, sigue estos consejos recomendados por expertos nutricionistas.

1. La legalidad y la Historia te amparan: La expulsión de los mosquitos de España fue ordenada en 1492 por los Reyes Católicos mediante el Edicto de Granada. Por tanto, estás autorizado a bombardear cualquier mosquito que invada el espacio aéreo de tu casa. El bombardeo estratégico con calzoncillos sucios está autorizado por la ONU y la comunidad internacional, así que no dudes en tomar la ofensiva. Aplástalos e intoxícalos con las armas químicas que guardas en el cubo de la ropa sucia.

2. Exhibe una cabeza de mosquito en el recibidor clavada en la punta de una lanza. Servirá de advertencia para los más incautos.

3. Disfrázate de mosquito. Gánate su confianza y lidera la manada. Busca por toda la casa y luego, fingiendo desesperación, levanta los hombros como queriendo decir “Aquí no hay nada interesante, chicos”. Sal por la puerta asegurándote de que te siguen. Cuando ya no haya mosquitos en tu hogar, da media vuelta y cierra la puerta con dos vueltas de llave.

4. Dona toda tu sangre. Mata dos pájaros de un tiro ayudando a la Cruz Roja y deshaciéndote de ese líquido del demonio que atrae a las bestias hacia ti. Asegúrate de que no queda ni una sola gota en tu cuerpo.

5. Llena tu casa de ranas. Esos simpáticos ambidiestros comen mosquitos de forma compulsiva con su lengua aterciopelada de nueve metros de largo. Deja que hagan el trabajo por ti.