Las obras en la línea 1 de Metro de Madrid arrancaron esta semana, forzando el cierre de 23 estaciones entre Plaza de Castilla y Sierra de Guadalupe, ambas incluidas. El corte del servicio durará 133 días, cuatro meses y medio, hasta el 12 de noviembre. ¿Qué mejoras implementarán los trabajos que se van a desarrollar?

  • Habrá asientos reservados para ancianos, embarazadas, minusválidos y alcaldesas.
  • Cada estación estará patrocinada por una compañía de móviles.
  • Se asignará un acordeonista a cada pasajero.
  • Los conductores de cada convoy serán empleados de Über con los que habrá que pedir cita vía móvil.
  • En paralelo a las vías se construirá una catenaria para un carril bici de BiciMad.
  • Para fomentar la equidad, la mitad de la flota de vagones será hembra.
  • La parada de metro de Gran Vía tendrá salida directa a la planta 3 del Primark.
  • Todos los trenes dispondrán de un vagón-despacho del Ayuntamiento.
  • Tras las obras, y entre cada dos estaciones, se instalará una peligrosa parada fantasma de gran atractivo para “exploradores urbanos”.
  • Pondrán a Manuela Carmena con una escoba escondida en algún túnel para amenizar el trayecto.
  • Los conductores anunciarán las paradas disparando al aire.
  • Las ratas del metro tendrán rastas.

Mientras duren las obras, Metro de Madrid reubicará a los carteristas de la Línea 1 en el resto de líneas. La entidad también aconseja desplazarse por las paradas cerradas utilizando la aerolínea Vueling.