El Ministerio de Sanidad ha advertido esta mañana de que las prácticas sexuales irresponsables, como por ejemplo practicar el sexo, pueden acarrear consecuencias no deseadas “y para toda la vida”. Entre ellas, el matrimonio, asegura el Ministerio en un comunicado.

“Sin voluntad de caer en el alarmismo, recordamos que mantener relaciones sexuales varias veces con la misma persona favorece los lazos afectivos, que más adelante pueden acabar desarrollando matrimonios crónicos”, informa la nota.

Aunque el sexo con distintas parejas también conlleva otros riesgos, como contraer enfermedades de transmisión sexual y ser juzgado por la sociedad especialmente en mujeres mayores de treinta años, la boda hace que el afectado sea más propenso a tener descendencia y a verse atrapado en una vida rutinaria.

Los expertos advierten también de algunas prácticas extendidas que no ofrecen total protección contra el matrimonio. Es el caso del método de los “follamigos”, que se compara con el de la “marcha atrás” para la anticoncepción. “No ofrece suficientes garantías, no protege al cien por cien de los sentimientos que favorecen la unión marital”, aclara Sanidad.

El Gobierno se compromete a fomentar la educación sexual en las escuelas para prevenir la formación de parejas estables.