El Ministerio de Educación ha puesto en marcha esta semana las nuevas Pruebas de Acceso a la Guardería, en las que los bebés deberán demostrar que reúnen las cualidades mínimas para iniciarse en la educación básica.

A lo largo de la mañana, varias colas de bebés desplazándose a gatas se han podido ver en los alrededores de las guarderías de todo el país.

“Se ha cagado encima de los nervios”, explicaba esta mañana el padre de uno de los examinados, que aspira a entrar en la guardería El Osito Patá. “Lleva tres meses estudiando. Dicen que entrará la primera temporada de Pocoyó, pero son sólo rumores”, añade. El niño “no ha pegado ojo en toda la noche” y sus padres, obviamente, tampoco.

Los bebés que acrediten ser capaces de dibujar sin salirse de la línea de puntos, dominar las habilidades manuales fundamentales y mover las manos correctamente al ritmo de la canción “Cinco lobitos tiene la loba” obtendrán una nota de corte que determinará si pueden acceder a un centro de preescolar público o privado.

Más allá de las pruebas de acceso, los bebés deberán elaborar un currículum vitae detallado y contar como mínimo con la carta de recomendación de un niño mayor que ellos y con el que no existan lazos familiares directos.