Tras reconocer que la difusión de las grabaciones del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, fue una estrategia electoral, el Partido Popular, que sigue sin contar con apoyos para la investidura del próximo dos de agosto, se vería en la obligación de crear otro escándalo de corrupción para motivar el voto en caso de que hubiera que convocar nuevas elecciones, según han informado fuentes del partido.

Mariano Rajoy, presidente en funciones, espera que la situación no se complique y no se vea forzado a colocar micrófonos en los despachos de sus ministros, según las fuentes. “Si necesita airear más delitos del partido a fin de fortalecer al partido, lo hará, aunque confía en ser investido”, asegura un diputado popular muy cercano al presidente.

Si el debate de investidura se inicia el dos de agosto, la primera votación tendría lugar el miércoles tres y la siguiente –para la que sólo es necesaria la mayoría simple– se celebraría el día cinco. De esa forma, empezaría a correr el reloj y, si no hubiera acuerdo para investir presidente, las elecciones serían el 27 de noviembre, por lo que el PP debería hacer públicos nuevos indicios de delito entre su equipo a lo largo de otoño a fin de ganarse la confianza del electorado.

“Una campaña que demuestre lo mucho que se ha trabajado en la sombra los últimos cuatro años y comunique la fortaleza de nuestras tramas de corrupción podría terminar de convencer a algunos indecisos”, explica la fuente. Según dice, el PP está guardando una trama de corrupción aún desconocida pero especialmente grave y profunda por si hay que repetir elecciones de nuevo.

“Es una trama en la que el propio Rajoy ha trabajado personalmente con mucho cariño y que llenará de orgullo a los españoles, es lo mejor que ha hecho nunca”, añade.

El PP, y Rajoy personalmente, se ha empleado a fondo en los últimos años en un escándalo que reduciría a migajas todos los valores de la democracia, la justicia y la libertad, según la misma fuente. Tal escándalo, según dice, insultará increíblemente la inteligencia de los españoles, que se verán obligados a votar al PP “en masa”.

Rajoy lleva tanto tiempo guardándola que la ha convertido en algo especial y la guardaba para un caso de emergencia, un regalo de Navidad para los españoles “o para unas terceras elecciones, como podría ser el caso”.

Los datos que maneja el PP incluyen la posibilidad, como maniobra electoral, de que Rajoy descubra a la prensa los cadáveres de prostitutas sudamericanas que ha ido enterrando en La Moncloa durante la pasada legislatura.

“Ahora mismo lo único que separa a Rajoy de la mayoría absoluta es un vídeo en el que se le vea arrojar el cadaver de Puigdemont en alguna carretera de Extremadura”, concluye la fuente consultada.