Por petición expresa de sus clientes, la empresa de comida a domicilio Just Eat ha añadido a su aplicación para móviles la opción de solicitar al repartidor que traiga, junto con cada pedido, todos los pokémons que se ha encontrado por el camino.

“Estoy viciado a Pokémon Go pero no quiero salir a la calle y asarme de calor. Por eso pido comida a domicilio. Y al repartidor no le cuesta nada porque le pilla de paso”, argumenta uno de los primeros beneficiados por el nuevo servicio de la compañía.

De hecho, Just Eat ya recurría a menudo a ejemplares de Charizard, Charmander y otros pokémons de fuego para mantener la comida caliente durante el trayecto. “Pokémon Go ha llegado para quedarse, hay que aprender a sacarle partido a la moda”, explican desde las oficinas de la empresa.

“Últimamente sólo pido comida a un restaurante chino que está en una zona con muchos Pikachus”, confiesa otro fiel cliente de Just Eat. La marca recuerda que hay más restaurantes donde pedir que especies de Pokémon y anima a sus clientes a probar locales nuevos hasta hacerse con todos.