Los veintisiete jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) han acordado por unanimidad unirse al Reino Unido para formar una comunidad política y económica. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, comunicaba esta mañana la decisión justo después de celebrarse la cumbre en Bruselas.

“Europa ha hablado y su deseo es formar parte del Reino Unido: finalmente ha ganado el ‘Eurin'”, ha declarado Tusk, cuya intención es reunirse personalmente con el gobierno británico para “poner en marcha la integración lo antes posible”.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha trasladado en un comunicado que respeta la decisión del pueblo europeo de abandonar la Unión Europea (UE) para pasar a formar parte del Reino Unido. En el texto, el dirigente ha asegurado que tanto el Reino Unido como el resto de los países que integren esta nueva comunidad “seguirán siendo socios indispensables de EEUU”.

La canciller Angela Merkel considera el acuerdo “un trato justo” porque “contempla el deseo del pueblo británico de no formar parte de la Unión Europea sin romper la alianza de los veintiocho”. El jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, animaba a los países miembros a pensar nuevas denominaciones para esta unión, y se decantaba personalmente por “Reino Europeo”.

Ahora, todas las miradas se posan en el gobierno británico, que por el momento no coge el teléfono.