Tras regresar a Estados Unidos después de su fugaz visita a España, Barack Obama se ha sentado frente a su ordenador personal y ha puntuado nuestro país con un dos sobre cinco en la web de viajes TripAdvisor.

El mandatario ha escrito también una breve reseña de España en la que comenta que el país “está bien si te pilla de paso, pero no para ir expresamente”. Agrega asimismo que es un “país de carretera sin pretensión alguna”. Y añade: “Paramos por la base militar. Calor de la hostia. En total: se ve en un día”.

Tanto Mariano Rajoy como Felipe VI han confirmado que Obama “se pasó el viaje haciendo fotos, especialmente a la comida”. Estas instantáneas aparecen ahora en la conocida página web para viajeros, donde el usuario “Potus” cosecha una elevada puntuación como prescriptor.

Después de que trascendieran las opiniones del presidente de Estados Unidos, fuentes de la Casa Blanca han aclarado que Obama “es un usuario avanzado de esta aplicación porque viaja mucho y se toma la molestia de comentar sus experiencias como cualquier otro usuario de Internet, dejando a un lado la diplomacia”.

La crítica de España no es la peor que ha vertido el presidente estadounidense en TripAdvisor. De Riad (Arabia Saudí) el mandatario comentó que era un país “caluroso, húmedo como su puta madre y con un rey que está de la olla”. En aquella ocasión, la región obtuvo una sola estrella sobre cinco.