La Comisión Europea decidirá en breve en qué términos activa el proceso contra España y Portugal por desviación de déficit. Mientras países como Francia e Italia abogan por una respuesta amable, Alemania lidera el bloque de los duros. “Las reglas deben ser respetadas”, reiteró el lunes el portavoz del ministro de Hacienda, Wolfgang Schäuble. Esta mañana, el presidente en funciones de España, Mariano Rajoy, ha recordado a sus socios que “ya me dieron un puñetazo el pasado mes de diciembre”.

Rajoy ha recordado en un comunicado el episodio sufrido el pasado 17 de diciembre, cuando un joven le golpeó en la cara durante un acto en Pontevedra. “España se compromete a respetar las normas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento y mi gobierno recibió ya un aviso del que tomé nota personalmente”, explica el mandatario, que adjunta en su comunicación una fotografía donde aparece él mismo con el rostro magullado.

“No cumplimos al cien por cien con nuestras obligaciones presupuestarias, me dieron una hostia y ahora vamos a superar el 3,2% de incremento del PIB registrado en 2015”, ha prometido Rajoy.

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, ha afirmado que a corto plazo la fuerza de la recuperación española pesa más que el efecto negativo del Brexit, por lo que cree que “no habrá motivos para partirle la cara al Gobierno como mínimo hasta 2020”.