Alex Bartual, un bebé de cuatro meses natural de Madrid, se niega desde esta mañana a beber más leche procedente del pecho de su madre.

Al parecer, la criatura estuvo observando con atención la pantalla del ordenador de su padre, que se dejó la ventana de Facebook abierta justo cuando en su muro había el enlace a un artículo sobre la lactosa.

“Ha sido culpa del dichoso artículo porque antes comía sin problemas”, dice la madre. “También nos mira de una manera que parece que nos esté acusando de intentar envenenarlo”, añade.

El crío luce una pulsera de color lila que nadie sabe de dónde ha sacado. “A saber qué causa defiende, nos tememos lo peor”, declaran los padres, que sospechan que el crío también está en contra de las vacunas “porque en los articulos relacionados de Facebook salía otro texto con datos escalofriantes y no dejaba de mirar con los ojos como platos”.