Reino Unido ha votado por salir de la Unión Europea en el histórico referéndum celebrado este jueves, con un 51,9% de los apoyos para el Brexit. La decisión deja abandonados en España a todos los turistas ingleses amodorrados por el sol y el alcohol, que no podrán regresar a Inglaterra.

La noticia ha sorprendido a muchos de estos turistas en pleno estado de embriaguez, por lo que aún no han asimilado las consecuencias. “Cuando salté del balcón del hotel era ciudadano británico de pleno derecho. Al caer en la piscina, ya había perdido mi identidad”, lamenta uno de los afectados, aún sobrio y consciente de la situación.

El Gobierno de España teme ahora que estos turistas a quienes los ingleses han abandonado a su suerte intenten establecerse en nuestro país como una tribu propia. Algunos de ellos ya barajan la opción de fundar Sangría, una comunidad nómada que viajaría de hotel en hotel practicando el “balconing” como parte de su folclore.

Nada más confirmarse la “huida” de Reino Unido, que deja atrás a sus ciudadanos más conflictivos que cuestionaban la elegancia de la que hace gala Inglaterra, España ha solicitado a la Asamblea General de las Naciones Unidas que intervenga para buscar a los turistas borrachos “un territorio propio donde residir que no puede ser España”.

Fuentes de Downing Street han confirmado también que todos los “hooligans” desplazados a Europa con motivo de la Eurocopa tendrán que quedarse allí, pues tampoco son considerados ingleses.