Los resultados cosechados por Unidos Podemos en las elecciones del domingo no fueron los esperados. La coalición no logró adelantar al PSOE y, además, recibió tres millones de pedidos de muebles de Ikea por parte de la ciudadanía.

“La gente no entendió nuestro mensaje ni nuestro programa”, ha admitido esta mañana Íñigo Errejón, que cree más que probado que la estrategia de emplear la analogía con un catálogo de Ikea en el programa electoral de Podemos generó confusión entre el electorado.

El propio Pablo Iglesias se ha mostrado sorprendido por los resultados pero ha intentado destacar el lado positivo del asunto: “Los españoles no han confiado en nosotros para asumir las riendas del país pero sí para amueblar sus hogares”.

Ahora, el partido tratará de gestionar los tres millones de encargos al considerar que “no podemos fallar a quienes han confiado en nuestras propuestas”. Esto obligará a la formación a aparcar los intereses políticos para centrarse en la fabricación y distribución de muebles.

“No descartamos un pacto con Ikea. Hemos iniciado ya una ronda de contactos”, ha adelantado Iglesias.