Pedro Sánchez, secretario general del PSOE y candidato del partido a la presidencia del Gobierno, ha preguntado esta semana a su asesor de imagen si el símbolo de Prince ha quedado libre ahora que el cantante ha fallecido. Al parecer, querría empezar a utilizarlo de cara a la nueva campaña electoral.

“Me sentía muy identificado con Prince”, asegura Sánchez ante la prensa. “Él era sexy, camaleónico, glamouroso y picante. Se podría decir que éramos prácticamente iguales”, argumenta el líder del PSOE.

“Sinceramente, no se me ocurre nadie mejor para heredar ese símbolo”, insiste Pedro Sánchez, que querría aparecer en las papeletas electorales representado por la icónica imagen.

Aunque aún no sabe a ciencia cierta si podrá finalmente usar el símbolo, ya ha pedido que se le empiece a llamar “el candidato a la presidencia antes conocido como Pedro Sánchez”.

Asimismo, el candidato, que ya prepara un libro autobiográfico, no descarta titularlo “Dirty Mind” como el álbum de Prince de 1980 que supuso un antes y un después en la carrera del artista. “Él se conformó con cambiar de estilo musical. Yo cambiaré España”, ha afirmado.