“Debo pegar al viejo y entonces todo el mundo me querrá y me votarán y confiarán en mí”, se ha dicho a sí mismo Pedro Sánchez completamente desquiciado, asumiendo que su resultado electoral podría no ser el esperado por el PSOE.

“Le voy a dar un ‘sorpasso’ en la cara y entonces todo el mundo verá que Pedro Sánchez puede asumir retos, puede tomar decisiones y su programa político es contundente”, se ha dicho el candidato socialista, según fuentes cercanas a su partido.

“Le busco, le doy un puñetazo, la gente sale a la calle, me vota en masa, soy presidente, me quieren, tengo amigos”, se repite Sánchez, estableciendo un plan de campaña a la desesperada y considerando que ningún político de Unidos Podemos sería capaz de remontar semejante propuesta política.

“Oh, Pedro, qué brazos tan fuertes tienes, presidente, has matado al barbas, eres el mejor, te quiero”, ha insistido el socialista en voz baja, según las fuentes.