El Partido Popular ha decidido apostar por un gobierno en funciones presidido por Mariano Rajoy y con capacidad de acción limitada para los próximos cuatro años. Lo ha anunciado esta mañana el propio candidato, que basa su estrategia en los buenos resultados obtenidos desde que gobierna sin la potestad de tomar medidas que vayan más allá de la gestión diaria de los asuntos públicos.

“Este gobierno provisional y limitado ha logrado que baje el paro y ha aplacado el conflicto territorial, dos de los grandes retos pendientes que teníamos cuando gobernábamos de forma ordinaria”, ha argumentado Mariano Rajoy, que reconoce que “en el pasado se tomaron demasiadas medidas, demasiadas decisiones, en vez de dejar que las cosas se pusieran en su sitio poco a poco, de forma natural”.

El partido considera que los ciudadanos “se sentirán más seguros sabiendo que Mariano Rajoy no puede tomar decisiones de dirección política salvo en casos de urgencia”.

Según los sondeos que maneja el PP, el carácter provisional de un gobierno tranquiliza a los que están en contra de este gobierno. “Uno hace las cosas mejor cuando las hace sin pensarlas, de forma automática, y con la tranquilidad que da saber que nada de lo que se haga puede afectar a nada importante”, reitera el candidato.

“Prometo no tocar nada si las cosas van bien y prometo dejar que las cosas se arreglen cuando las cosas vayan mal”, ha sentenciado Mariano Rajoy.