“Me ha pasado una cosa verdaderamente notable”, admitía esta mañana el presidente en funciones, Mariano Rajoy, que olvidó varios de sus “post-its” en el plató del Palacio Municipal de Congresos donde se celebró el debate electoral el pasado lunes.

La organización ha confirmado al equipo de Rajoy que se encontraron varias notas adhesivas manuscritas en el atril del presidente, así como un kit de maquillaje en el de Pedro Sánchez, una bolsa de Doritos en el de Pablo Iglesias y un gintónic a medio terminar en el del candidato de Ciudadanos. Todos estos elementos se tiraron a la basura al entender que los políticos ya no los necesitaban.

Entre los “post-it” olvidados por Mariano Rajoy, destaca el que servía para recodarle al candidato el nombre de su mujer. “No sé qué Fernández”, repite Rajoy en voz alta, incapaz de recordar qué escribió en la nota. “Es algo así como Elisa. Pero no se lo voy a preguntar porque se va a enfadar. Puede que no sepa exactamente cómo se llama pero la conozco bien”, explica.

Desde el lunes, Rajoy ha estado llamando a su esposa “cariño”, “amor” o incluso “oye, tú” pero no cree que pueda eludir mucho más tiempo el problema. Mientras su equipo busca el “post-it” entre la basura del Palacio Municipal de Congresos, el mandatario usará la expresión “Primera Dama”.