El candidato del Partido Popular a la presidencia, Mariano Rajoy, pasará toda la jornada electoral en un chalé de Torrejón de Ardoz en compañía de unos amigos, comiendo paella “y escuchando discos de Los Panchos”. Por tanto, según ha declarado esta mañana, no podrá ejercer su derecho al voto.

Ante la sorpresa y la indignación de muchos ciudadanos, Rajoy aclara que “esa fecha la tenía cerrada ya antes de que se convocaran las segundas elecciones” e insiste en “lo difícil que es quedar con toda esa gente porque somos ciento y la madre”. Además, se ha quejado argumentando que “ya votamos en diciembre” y pidiendo “que se aclaren de una vez”.

Tras beberse algunos vinos, el candidato ha dicho a los periodistas que “siempre ganamos los mismos” y que “al final todos somos iguales”. Ha añadido que su confianza en la victoria del Partido Popular “es total y la prueba es que ni siquiera yo voy a votar porque sé que ya lo hará la inmensa mayoría de los españoles”.

“Paco es una institución y su paella de los domingos más”, ha declarado. “Si él me dice ven, lo dejo todo”, ha agregado en una clara referencia a Los Panchos, el grupo que tanto él como sus amigos suelen escuchar mientras cocinan en la terraza del chalé.

Aunque ha reconocido que “a nivel de agenda” podría ir a votar a última hora de la tarde, Mariano Rajoy ha explicado que “me conozco y sé que después de la comilona nos quedaremos amodorrados y entonces no hay nadie que me levante del sofá”.

Para terminar, ha señalado que “España será lo que los españoles quieran que sea y tendrá el Gobierno y los diputados que los españoles quieran y esta paella está de muerte, Paco, me tienes que contar el secreto”.