Los incendios son una amenaza potencial en cualquier hogar: un simple cortocircuito, un cigarro mal apagado o una tostadora defectuosa pueden desencadenar un infierno doméstico de catastróficas consecuencias. ¡Pero no te preocupes! Con los sencillos pasos que te ofrecemos, aprenderás a actuar correctamente en ese tipo de situaciones.

1. Relájate y hazte un café: Mantener la calma durante un incendio es esencial. Una buena taza de tu café favorito y diez minutos de ejercicios de respiración en el sofá te ayudarán a afrontar la situación con una mentalidad positiva. La mejor respuesta al fuego es una sonrisa.

2. Nunca arrojes agua a las llamas: Eso es precisamente lo que el fuego quiere que hagas y, ante un incendio, lo mejor es usar la psicología inversa. Ignora las llamas, antes o después se cansarán y al ver que no consiguen llamar tu atención ni la de los bomberos, se extinguirán.

3. Trata de establecer un diálogo con el fuego: En cualquier conflicto, el diálogo es la base del entendimiento y la resolución. Los incendios no son una excepción. Acércate a las llamas con cuidado de no abrasarte e intenta establecer con ellas un acuerdo razonable y maduro. “Yo no os voy a atacar y estoy seguro de que vosotras tampoco queréis atacarme a mí” puede ser una buena manera de comenzar el diálogo dejando a un lado la agresividad.

4. Construye una chimenea alrededor del principal foco de incendio: Bajo la máxima de buscar la parte buena incluso a las desgracias, te proponemos construir con ladrillo y tejas una rústica y bonita chimenea alrededor del fuego. Este proceso puede conllevar quemaduras de segundo y tercer grado, pero la recompensa será darle a tu hogar ese ambiente cálido que siempre soñaste.

5. Prepara un inventario de tus pertenencias: Si los anteriores pasos no han dado resultado, es el momento de inventariar tus pertenencias. Prepara un documento Excel de todos tus bienes materiales y después valóralos del uno al diez para saber cuáles has de rescatar primero. Si las teclas de tu ordenador, por el calor de las llamas, pasan de estado sólido a estado líquido, te recomendamos hacer la lista con papel y lápiz.

6. Usa la comunicación verbal para compartir tu problema: Llega la parte más divertida del incendio, en la que tendrás que hacer eso que tantas y tantas veces has visto en películas y series. Las expresiones “auxilio”, “socorro” o “que alguien me ayude, por Dios bendito”, pueden sernos de gran utilidad si las gritamos a un volumen lo suficientemente alto y con un tono creíble de desesperación. No te olvides tampoco de las redes sociales, puede que tu caso se vuelva viral.

7. Recuerda llevar siempre contigo veintidós euros con noventa y nueve céntimos: Es el precio de la tienda de campaña más barata de Decathlon, tu próximo hogar después de que los bomberos te rescaten in extremis.