Avisando con antelación para que no haya “ningún problema”, Su Majestad el rey ha comunicado esta mañana que este viernes 10 de junio se irá de vacaciones hasta el martes 22, que la cuarta semana que de junio volverá a estar operativo y que la primera, segunda y tercera semana de julio volverá a estar fuera.

Felipe VI ha asegurado que, durante esos días de descanso, mantendrá el móvil encendido por si los españoles necesitan consultarle “lo que sea” y que se ocupará de que acuda “alguien” a España a traer comida, cambiar el agua y comprobar que todo el mundo sigue vivo.

“Me voy unos días pero estaré pendiente”, ha insistido el monarca mediante una nota emitida por la Casa Real. En la misma, ha adjuntado un documento en formato Excel especificando qué días estará fuera y advirtiendo de las jornadas en las que probablemente carezca de conexión WiFi. “Por las noches, en el hotel, podré revisar todo el correo por si ha pasado algo”, ha dicho el rey.

En el documento también se especifica qué monarcas europeos acudirán a España una vez por semana para traer víveres y comprobar que todo está bien. Este año, las encargadas de hacerle ese favor a Felipe VI son Victoria de Suecia y Rania de Jordania, que se turnarán. “En cuanto pille WiFi me conecto y miro si me habéis dicho algo, espero que nadie se ponga malo”, dice el Borbón.

A última hora, la Casa Real ha emitido una nueva nota donde se informa de que Felipe VI también estará fuera todo agosto y la primera semana de septiembre.