Ya estamos en octavos de final. La Roja, tocada por su derrota ante Croacia en el último partido de la primera fase, se enfrenta a la siempre temida escuadra italiana, que además llega en un buen momento. Este es su once titular, analizado hombre a hombre gracias a la confesión del arrepentido Antonio Falcucci.

Gianluigi “El dientes” Buffon: Brazo derecho de Don Barzini, toda decisión de importancia pasa por “el dientes”. Ocupa el puesto de “portero” (Consigliere).

“El playas” Bonucci (capodecime): La defensa italiana depende de este hombre que sabe hacerse respetar gracias a su “físico” (la navaja). Sabe mantener la cabeza fría en las situaciones más complicadas. Nunca se le va la mano. Suele cocinar “polpette al sugo” para el resto de los muchachos.

Giorgio “Risotadas” Chiellini: Siempre actúa al lado de “El playas” Bonucci. Con su dominio del “catenaccio” (puño americano) es capaz de hacer hablar a cualquier contrincante.

Andrea Barzagli “El albóndigas” (associato, gióvane d’onore): Encargado de mantener el orden en la “banda derecha” (casinos). Es un maestro con los regates (ametralladora thompson).

Antonio “Lavacoches” Candreva: Trabaja en el lateral izquierdo (tabaco y alcohol de contrabando), suele utilizar el coche para hacer los trabajos más complicados. Su respeto a la “omertà” hizo que pasara casi seis meses en el banquillo por no delatar a uno de sus compañeros tras una falta en un partido.

Emanuele “Piruletas” Giaccherini: El siempre complejo centro del campo (burdeles y casas de apuestas) es su principal virtud, según señala la prensa deportiva. Es ante todo un buen gestor, prefiere “mover el balón” (sobornos) antes que usar la fuerza. Esa parte se la deja a “Il Vecchio” De Rossi.

Alessandro Florenzi “El gordo Floro”: Hombre frío y calculador, es el encargado en repartir “juego” (asaltos a camiones y trenes de mercancías). Es uno de los hombres clave de la “squadra” y la afición le adora tanto como le teme. Nadie olvida cuando, en un partido contra España, hizo una fea entrada a Luis Enrique (le hicieron “dormir con los peces” tras amarrarle los pies a un bidón de cemento).

Daniele “Il vecchio” De Rossi (sottocapo): Nunca sale de casa sin su picahielos (picahielos). Buenos disparos (disparos) cuando es preciso.

Matteo Darmian “Little Jimmy”: Encargado de que fluya la “pelota” (tráfico ilegal de joyas, obras de arte y blanqueo de dinero), Little Jimmy es famoso por los trajes excéntricos con los que sale al campo. Suele pasarse todo el tiempo del partido en una esquina fumando, mirando su reloj de bolsillo, silbando a las mujeres y gesticulando mientras se sujeta las solapas de la chaqueta.

”Il Professore” Graziano Pellé (avvocato): El “ataque” (dinero) italiano no sería lo mismo sin la gestión (grupo de albanokosovares) de “Il Professore”, un auténtico maestro de los números (vendetta). Visita a una psicoanalista en secreto.

Éder Marins “el grumos”, “el kalashnikov”, “el patillas”, “hamburguesa doble”, “Sigmeund Freud”, “Macbook pistolas”, “el patadas”, “Martín Peligro”, “El futbolista” Citadin: Este “delantero” (Uzi calibre 22) sabe cómo deshacerse (hacer desaparecer) de los defensas del equipo rival sin dejar rastro (ácido). Es implacable y una de las banderas del ‘jogo bonito’ (juego sucio).

ENTRENADOR

Matteo Messina “Diabolik” Denaro: Futbolista retirado que ejerce de entrenador italiano (Capo di tutti capi). Es quien toma todas las decisiones en la Selección. Es conocido mundialmente desde que el 12 de abril de 2001 la revista L’Espresso lo puso en portada señalándolo como el mejor entrenador del país (“Ecco il nuovo capo della mafia”). El míster es frecuentemente descrito como un técnico (posible sucesor de Bernardo Provenzano) que cree en sus muchachos (mujeriego misógino) y como un voraz consumidor de marcas de lujo (automóviles deportivos, relojes producidos por las empresas más importantes del mundo, infinidad de trajes importados e invariables gafas para sol). Dirige al equipo desde el banquillo sin apenas mostrarse en público (desde casas seguras probablemente situadas en Castelvetrano, Palermo). Aunque siempre rodeado de polémica (secuestró al periodista de televisión Maurizio Costanzo, presentador del programa El Show de Maurizio Costanzo, que acababa de escapar de un ataque de coche bomba el 14 de mayo de 1993) podría conducir a Italia a ganar la Eurocopa. En fuga desde hace 23 años.

El partido se juega a las 18:00 en el Estadio de Francia (Saint Denis).

Capacidad 81.338 espectadores que, si saben lo que les conviene, apoyarán incondicionalmente a Italia.

Césped: 11.000 metros cuadrados suministrados por la empresa de gestión de residuos Barone Sanitation.