El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tenía previsto visitar España el 9 de julio. Sin embargo, el equipo de Pablo Motos le ha denegado el permiso para visitar el programa El Hormiguero alegando que para ese día está ya cerrada la visita de Álex O’dogherty, que vendrá a hablar de su espectáculo “El amor es pa’ná”.

Las gestiones a la desesperada del Ministerio de Asuntos Exteriores no han surtido efecto pese a que el ministro García-Margallo se reunió ayer durante más de cuatro horas con el presentador. “La próxima vez, que avise con más tiempo”, apuntó Motos, insistiendo en el “compromiso férreo” que el programa establece con sus invitados una vez se ha acordado una fecha.

La Casa Blanca lamentó ayer el contratiempo insistiendo en que España es un “importante aliado” de la OTAN con el que Estados Unidos mantiene una “fuerte relación” política y económica. Hubiera sido la primera visita en 15 años de un mandatario estadounidense a nuestro país. Álex O’dogherty, en cambio, ya vino a divertirse a El Hormiguero con Paco León el pasado mes de abril.

El Ministerio de Exteriores llevaba un largo tiempo negociando la visita de Obama. Hace tres meses, en la cena oficial en la Casa Blanca con la que se abrió la Cumbre de Seguridad Nuclear, Obama se dirigió en estos términos a José Manuel García-Margallo, según relató el propio ministro de Exteriores: “A ver si formáis Gobierno, que estoy deseando ir a España”. En ese encuentro en Washington, Margallo ya reconocía que el calendario de El Hormiguero no iba a facilitar la visita. Finalmente, el tiempo le ha dado la razón.

En estos momentos, el Gobierno presiona al presentador Bertín Osborne para que haga un hueco en su agenda de entrevistas. Osborne reconoce que no lleva estos temas directamente pero ya ha adelantado que en el encuentro “tendríamos que hablar en español”.