La grabación de varias conversaciones entre el ministro del Interior ahora en funciones, Jorge Fernández Díaz, y el director de la Oficina Antifraude en Cataluña, Daniel de Alfonso, ha dinamitado la recta final de la campaña para las elecciones del 26-J. Estos son algunos de los extractos más comprometedores de la grabación, revelados por el diario Público:

Fernández Díaz: “Puedes apartar el florero si te molesta pero cuidado con el cable, está enchufado aquí, ahora, sí, perfecto”.

De Alfonso: “A Junqueras lo que pasa es que le prendimos fuego pero no…” Fernández Díaz: “Eso políticamente le hace mucho daño”. De Alfonso: “Sí, pero es muy grande, no se enteró. El fuego se apagó sólo, no hubo manera de…” Fernández Díaz: “Claro, claro”.

De Alfonso: “Felip Puig no aparece, lo que pasa es que casualmente son sus dos cuñadas… o sea, las hermanas de la mujer. ¿No? Cuñada es la hermana de… sí. O sea, prima no, cuñada”. Fernández Díaz: “Porque prima entonces sería otra cosa”. De Alfonso: “Si es la hermana de la mujer de él, entonces es cuñada de él creo”. Fernández Díaz: “Porque primas él no tiene”. De Alfonso: “Primas no sé si tiene pero las que yo te digo en principio serían cuñadas, cuñadas de él…” Fernández Díaz: “O sea, que su mujer tiene…” De Alfonso: “Su mujer tiene dos hermanas, y ellas, las hermanas, respecto a él son cuñadas”. Fernández Díaz: “Esto descarta que sean primas, son cuñadas de él entonces”. De Alfonso: “En principio son sus dos cuñadas, puedo si yo esto se lo mando a Fiscalía, la Fiscalía me lo aclara”.

De Alfonso: “Parece que un amigo de Puigdemont, un tal Ramón, trabaja para Candy Crush y le podría haber pasado vidas gratis… Pero nos falta verificar”. Fernández Díaz: “Esto ya lo afinamos nostros”.

De Alfonso: “Y entonces Felip Puig, el que no arde, se le queda mirando y dice: ‘No, no, venimos a negociar vuestra rendición, no la nuestra, estás muy confundido’. Y les dice que tiene que morir uno, que escojan cuál. Y ellos no se deciden, así que Puig se subió encima del dragón y acabó con todos sus hombres. Así como se lo estoy diciendo, ministro”. Fernández Díaz: “Eso, ¿me puedes dar a mí una copia?”.

Fernández Díaz: “Se llama Ministerio del Interior porque lo tengo todo en la cabeza”.

De Alfonso: “A ver si puedes mirarme esto, es muy débil, pero no sé… Lo único que tenemos es que ‘este banco está ocupado por un padre y por su hijo’. Sabemos que el padre se llama Juan, pero el hijo, ni idea. En el informe dice que ya nos lo han dicho, pero estoy consultando en los archivos y no me consta”. Fernández Díaz: “Coméntalo con el ministro si queréis y que el ministro lo comente con el fiscal general”.

De Alfonso: “Les hemos destrozado la homeopatía”.

De Alfonso: “Me agarró la polla por el tronco, así, por debajo, ¿lo ve? Y me hizo, zas, zas”. Fernández Díaz: “Ahí quedan fatal Felip Puig y Homs”.

Fernández Díaz: “El presidente está al tanto de todo. Es una persona muy discreta. Su mano derecha no sabe lo que hace su mano izquierda. Él tampoco sabe qué hacen sus manos. Saben más sus manos que él mismo”.

De Alfonso: “Yo estoy intentado convencer ahora al Grupo Planeta para que me haga una investigación”. Fernández Díaz: “Es complicado. Yo estuve con ellos tres horas y sólo saqué una suscripción de un año a la revista Objetivo Bienestar”.

De Alfonso: “A Junqueras nunca lo puedes alimentar después de media noche. Tampoco le puede dar la luz del sol, lo mataría”. Fernández Díaz: “¿Él tiene conciencia de tener ese punto débil o no?”.

Fernández Díaz: “Puedo hacer que un catalán explote con este botón. Cualquier catalán. Dime un nombre”.