Una gran parte de los establecimientos de hostelería españoles ha vuelto a colarse este año en la lista de los dos millones mejores locales del mundo, publicada cada junio y confeccionada por 5.000 obesos de todo el mundo.

En el puesto número 1.800.023 se sitúa el celebrado frankfurt “Bar Frankfurt”, ubicado en la carretera La Bordeta, en el barrio barcelonés de Sants. “Es un honor volver a estar en esa lista porque es el reflejo de un trabajo muy duro y un control de calidad muy estricto que nos obliga a renovar todas las salchichas mensualmente para que el producto sea fresco”, revela Josema Sánchez, chef y camarero. La lista describe su negocio como “una visita obligada para aquellos ‘foodies’ que busquen aventura”.

“Ha sido muy duro. La gente piensa que somos estrellas de rock pero es todo trabajo duro”, explica Antonia, propietaria del Mesón Los Pajaritos, en el puesto 1.900.654 y por primera vez en el ranking. “Mi cocina es sobre las emociones y lo que he sentido es increíble”, ha asegurado Antonia en una de las 17.000 ruedas de prensa que han tenido lugar hoy en los restaurantes españoles.

El bar del Congreso es otro de los locales que continúa en la lista y, de hecho, ha ascendido 600 puestos. Desgracidamente, la lista de espera para poder disfrutar de su gastronomía es larga y obliga a los comensales a ejercer la política y ser elegidos democráticamente para conseguir mesa.

Queda fuera, un año más, el Kebab Ahmir “Jefe Amigo” de Barcelona. Ahmir, responsable y único trabajador del negocio, asegura que prefiere quedar fuera de “competiciones absurdas” que sólo aportan presión a los trabajadores del local.