Según un informe difundido esta mañana por el Fondo Monetario Internacional (FMI), Venezuela sería el país más rico del mundo si no financiara a Podemos. Sin el lastre económico que supone la formación liderada por Pablo Iglesias, los venezolanos disfrutarían de un producto interno bruto de 443.191 millones de dólares, situándose por encima de países como Catar o Luxemburgo.

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, ha comentado escuetamente los datos aportados por el FMI y se ha limitado a recordar que “la prioridad de este país nunca ha sido el gran capital sino el compromiso con nuestros valores”. Ha aprovechado para anunciar una inyección adicional de 34 millones de dólares para financiar la campaña electoral de Podemos, que es, en sus propias palabras, “una de nuestras prioridades” y que está, ha insistido, “muy por encima de la importancia que algunos dan a los rankings”.

En España, Pablo Iglesias ha atribuido el informe del FMI “a las ganas que tienen algunos de desacreditar las fuerzas del cambio” y ha prometido que destinará “el dinero que haga falta” a querellarse contra quienes insinúen que su partido está siendo financiado por Venezuela.

Gran parte de la ciudadanía venezolana se pregunta en estos momentos quién es Pablo Iglesias y cuándo está previsto que devuelva el dinero.