En un gesto histórico, Mariano Rajoy ha anunciado que viajará a España por primera vez durante el mes de junio y con motivo de su campaña electoral. “He oído cosas maravillosas de los españoles y creo que es hora de conocerlos y de tender puentes entre ambos”, ha declarado Rajoy.

Desde su partido son muchos los que consideran que la visita podría ser desafortunada y sujeto de muchas críticas, aunque también son muchas las voces que creen que la visita llega tarde y debería haberse producido mucho antes y no con motivo de una campaña electoral. El viaje busca estrechar lazos con el país en el momento en el que Rajoy se aproxima al final de su mandato.

“Voy a acercarme a España, creo que el esfuerzo merece la pena porque he oído que los españoles son muy españoles y mucho españoles”,  ha insistido el presidente español.

Rajoy ofrecerá una visión hacia “un futuro compartido” y buscará fortalecer su relación con España. La iniciativa es simbólica pero tiene un peso innegable, aunque se sospecha que el político apenas tendrá tiempo de profundizar en los temas concretos de la política española.

“España y yo parecemos muy alejados pero tenemos muchas cosas en común y seguro que podemos buscar proyectos de colaboración”, ha declarado Rajoy. Han pasado años desde que un presidente español visitara a los españoles y estrechara lazos con el país.

La visita durará quince minutos y el presidente aprovechará para hacerse la foto de rigor junto a Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno, y otros cargos del Ejecutivo local a los que no conoce.