Tras identificar los restos de más de tres millones de neumáticos, el muñeco de Michelin ha recibido tres millones de urnas con los restos de los neumáticos que hasta ahora han ardido en el incendio del cementerio de neumáticos de Seseña, que los bomberos llevan varios días intentando controlar. El muñeco acudió a la localidad sólo unas horas después de hacerse público el incendio y denuncia que el consistorio no le permitió colaborar para rescatar a sus “pequeños”.

“Son muy de rodar por el mundo, hacer carretera y trabajar por el extranjero, pero nunca piensas que algo así pueda ocurrir. Me han destrozado la vida”, ha explicado a la prensa el muñeco sin poder contener la emoción. “Este sitio era un cementerio de neumáticos y lo han convertido en un cementerio de neumáticos quemados”, ha añadido.

“Hasta diez veces entró al cementerio para salir de entre las llamas cargando varios neumáticos en cada brazo, pero tuvimos que contenerle por su propia seguridad”, decía hace dos días el jefe del equipo de bomberos a cargo del incendio. Sólo se han librado de las llamas 30.000 toneladas de ruedas, que Michelín quiere llevarse ahora a su residencia particular, un taller situado a las afueras de París.

“Este es un Bridgestone Turanza ER30C 205/55 R16 98/96 H, un buen muchacho”, ha dicho el muñeco de Michelin enseñando una urna de mármol. “Aquí tengo un Agilis Camping 215/70 R15 109 Q y aquí un Primacy 3 205/55 R16 91 V Neumático Verano. ¿Así es como se supone que debían acabar sus días?”, ha lamentado el muñeco blanco. Tardará varias semanas en identificar todas las ruedas calcinadas en el incendio.

La mascota no descarta emprender acciones legales contra la Comunidad de Madrid, aunque sospecha que el incendio puede ser intencionado. “De esto no te repones, esto quedará en mí para siempre”, ha dicho, claramente desinflado.