Repitiendo que “el mundo real, ya tal”, el presidente en funciones del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado tajante su decisión de no quitarse las gafas de realidad virtual que ha podido probar hoy y con las que ha experimentado “una realidad paralela mucho mejor que la que conocéis vosotros”.

Según fuentes del Partido Popular, Mariano Rajoy atiende únicamente al universo que percibe con las gafas y ruega que no se las quiten, quejándose cuando se le acercan para tocarle el hombro y hacerle regresar. “No quiero volver”, ha informado Rajoy reiteradamente. El PP ha declarado que Rajoy permanecerá “por un tiempo indefinido” en una realidad paralela virtual en la que, según dice, “todo el mundo me quiere y yo les ayudo”.

“Aquí soy un dios, salto montañas”, ha insistido Rajoy.

“En este mundo dicto las reglas de lo posible, salto montañas, levanto tanques con la fuerza de mis manos, combato contra ejércitos y puedo viajar a galaxias lejanas y hacer estallar planetas”, ha declarado el presidente. Según ha dicho, en la realidad que percibe a través de sus gafas, su cuerpo es el de un “efebo de larga cabellera y brazos fuertes”.

El PP teme ahora que Mariano Rajoy, a pocas semanas de una campaña electoral, se olvide de mantener su cuerpo biológico, que considera un “lastre caduco, torpe e imperfecto” del que ahora reniega. A última hora, fuentes del partido han informado de que el presidente permanece en el suelo hecho un ovillo y sumergido completamente en la visión que le ofrecen las gafas.

“Donde yo estoy no hay dolor, no hay campaña, soy eterno”, ha repetido Rajoy.