Un estudio llevado a cabo por un equipo de nutricionistas de la Universidad Complutense de Madrid ha concluido que las frases “Sólo quiero probarlo”, “Es por no hacer el feo” o “Un trozo nada más, así, ya está, no me sirvas más” pueden engordar entre seis y diez kilos.

La conclusión se ha obtenido tras el análisis de varios casos prácticos y lleva a los expertos a prohibir tajantemente el uso de estas expresiones comunes, que explicarían en gran parte los problemas de obesidad.

La misma investigación, presentada esta mañana, ha permitido determinar también que la pregunta “¿Te vas a acabar esto?” puede suponer un aumento del 60% de los niveles de colesterol, incrementando el riesgo de padecer obesidad mórbida, pérdida de amigos y la muerte en soledad.