Marc Jofresa, experto en cerveza artesana de Barcelona, ha celebrado hoy la apertura de la tienda de cervezas “Lupulus”, un local “para gourmets de la cerveza artesana de calidad que sólo quieren ingredientes naturales, mucho cariño y el buen propósito de combinar la tradición con la innovación”. Con el fin de celebrar la inauguración de su nuevo negocio, Jofresa se ha bebido una Shandy Cruzcampo a morro y en sólo tres tragos.

“Qué fresquita y qué buena está la jodida”, ha exclamado frente a decenas de potenciales clientes y curiosos. “Qué miráis. Tengo más en la nevera, si queréis. Y vino con Casera si no os mola la cerveza”, ha dicho al sentirse observado.

Jofresa aclara que durante la celebración “no considero que esté trabajando” y, por tanto, no ve problema alguno en “disfrutar bebiendo lo que más me gusta, que es la Shandy Cruzcampo”.

Este experto que se define como “foodie empedernido” y amante “de los productos artesanos hechos con mimo” insiste en que “tenía la boca seca” después de haber hecho un largo discurso de inauguración en el que ha insistido en que “no se puede comparar una cerveza industrial, con maltas transgénicas de baja calidad, extractos de lúpulo, CO2 añadido y demás artificios, con cervezas artesanales hechas con pasión y cariño, con ingredientes naturales de primera calidad y con calma, sin apurar los procesos”.

“Pero es cierto que, cuando te mueres de sed, la puta Cruzcampo es lo mejor”, ha argumentado mientras abría otra lata.