Eres un ser solitario, inseguro y triste pero necesitas fingir que eres feliz cuando te muestras a los demás. Para apoyarte en tu empeño, hemos seleccionado diez accesorios del hogar que te ayudarán a transmitir una falsa imagen de felicidad en una casa invadida por el tedio y la frustración. Te presentamos los filtros de Instagram de tu casa:

1- Cojines con la palabra “Love” bordada: Extiéndelos por el sofá para que la palabra “amor” se convierta en el lema de tu casa. No los empapes con tus lágrimas de perdedor, que los echarás a perder.

2- Póster de Friends: Un póster desenfadado y divertido como el de la mítica serie americana generará la sensación de que la amistad reina en el entorno. Puedes hablar a los personajes de la foto como si fueran tus amigos de verdad, pero hazlo cuando nadie te vea.

3- Óscar al mejor tío del mundo: Regálate esta tierna y falsa estatuilla como si te la hubieran dado tus sobrinos. Esos sobrinos que no existen porque no tienes sobrinos ni tienes a nadie.

4- Calendario de bebés monos lleno de anotaciones con planes: Anota viajes programados con amigos inexistentes, cumpleaños falsos, actividades de todo tipo que nunca llevarás a cabo. Finge que tienes una agenda llenísima porque tu vida es puro trajín.

5- Varias copas a medio terminar sobre la mesa: Comenta que son de una fiestecilla que montaste ayer. Lávalas y rellénalas de vez en cuando, no vaya a crecer moho cuando lleven seis meses ahí plantadas.

6- Cama de matrimonio: Según tú, ese es el nidito de amor para ti y “la parienta”. Esa “parienta” que no existe porque no tienes “parienta” ni tienes a nadie.

7- Proyector de pelis en el salón: “Para hacer cine forum con los vecinos” tienes que decir por mucho que lo uses para ver porno ruso todas las tardes.

8- Imán en la nevera con el lema “CUIDADO: Las autoridades sanitarias advierten que abrir esta nevera puede ser sinónimo de juerga”: Lo que la gente no sabe es que, si realmente abren la nevera, lo único que van a encontrar es media pizza fría del Dr. Oetker, un limón podrido y un plátano marrón.

9- Corcho con fotos de amigos y familiares: Bájatelas de Internet procurando que no se note que son modelos alemanes que trabajan para una agencia de fotos de stock.

10- Felpudo de “Güelcom”: A ese felpudo le tienes especial cariño, y es normal: has dormido sobre él muchas noches cuando no acertabas a meter la llave en la cerradura tras emborracharte solo en el bar de la esquina.

Si incorporas todos estos elementos a tu hogar, seguro que el señor que viene a leer el contador del gas cada tres meses -el único humano con el que tienes relación- quedará impresionado por la calidez de tu morada y pensará que eres un tipo normal y muy “sanote”.