Rodeado de botellines vacíos de cerveza y con un dolor de cabeza “de la hostia”, un desorientado Alberto Garzón se ha despertado esta mañana y ha recordado “de golpe” lo que hizo ayer con Podemos, según han informado fuentes de Izquierda Unida.

“Qué cojones…”, ha dicho Alberto Garzón esta mañana apartando varias botellas de cerveza de la almohada. “Pero qué hostias, ¿qué ha pasado? Oh, joder, no puede ser”, ha agregado.

“Mierda”, ha añadido el líder de Izquierda Unida.

Garzón, que recuerda vagamente haber pasado la tarde junto a otros políticos de izquierda “tomando algo” por el centro, he empezado a reconstruir la noche de ayer y ha recordado haber presentado una candidatura conjunta con Podemos de cara a las próximas elecciones, aunque no recuerda ni los detalles ni por qué tiene tatuado el logo de Podemos en el antebrazo.

“Tengo que hacer unas llamadas”, ha dicho a continuación.

“Sé que tomamos unas cañas. ¿Qué hicimos luego? ¿Qué hicimos luego, Pablo? ¿Qué me hiciste hacer?”, ha susurrado el líder de Izquierda Unida mientras buscaba el contacto del líder de Podemos en su móvil. Posteriormente ha llamado al teléfono de Pablo Iglesias y un tono de móvil ha sonado en su sala de estar. A última hora de la mañana, fuentes de la izquierda han confirmado que Alberto Garzón todavía no se ha atrevido a salir de la habitación y sigue contemplando los billetes para Venezuela que ha encontrado en su bandeja de entrada.

Reproducimos a continuación la copia del acuerdo electoral de Izquierda Unida con Podemos que firmó Garzón. En el primer folio se especifica que la coalición comparecerá bajo el nombre de “Los Drugos” y en el segundo folio se incluye un pedido de raciones y una servilleta grapada que no contiene nada escrito.

ACUERDO1

acuerdo2