Tras el fracaso de las negociaciones para formar Gobierno, y en un intento desesperado por evitar que se repitan las Elecciones Generales, el Partido Popular ha ofrecido a Pedro Sánchez esta mañana “pactar una presidencia en diferido en forma de simulación, simulación de lo que hubiera sido en diferido en partes de lo que antes era una oposición”, en palabras de la secretaria general de la formación, María Dolores de Cospedal.

El partido liderado por Mariano Rajoy ha aclarado también que la presidencia que ofrece a “este señor” sería “aplazada en el tiempo” en virtud de un “acuerdo extintivo de gobierno en diferido con simulación de mandato”.

Asimismo, Sánchez dispondría de un despacho, un ordenador y una secretaria en la tercera planta de la sede de los populares en la calle Génova de Madrid, así como un chófer fijo, pese a que “no trabajaría para el Partido Popular”.

“Pedro, hacemos lo que podemos. Sé fuerte. Mañana te llamaré”, ha escrito Mariano Rajoy en un mensaje de texto enviado esta mañana al socialista.