Con motivo del solsticio laboral de primavera, diversos funcionarios del Ministerio de Empleo celebraron la semana pasada el tradicional sacrificio ritual de abril, según la información recogida en el Boletín Oficial del Estado (BOE). En la ceremonia se sacrificó, ante las puertas de una oficina de empleo, a Francisco Sancho Povedilla, de 46 años de edad, y a Bartolomé Simancas Rueda, de 35, ambos parados de larga duración.

Los funcionarios, ataviados con túnicas, invocaron primero a Laborus, Dios del Trabajo, con la siguiente oración: “Te ofrecemos a ti, Laborus, Dios del Trabajo, los cuerpos físicos y sin ocupación de estos dos parados. Y te pedimos, oh señor, que reduzcas la tasa de desempleo en España para el próximo semestre”. Después dieron muerte a Sancho y Simancas, que no dejaron de gritar en todo momento, lo que agrada al Dios del Trabajo.

También, y como obliga el ritual, pintaron en el suelo el símbolo del euro usando para ello sangre de un autónomo virgen. “Virgen porque aún no había facturado nada”, ha explicado uno de los miembros del ministerio.

Sobre el símbolo, quemaron los currículums de los parados ofrecidos en sacrificio y las cartas de recomendación que les habían concedido en Grifos Martínez S.L. y en Talleres Cejudo hace seis y nueve años, respectivamente. Como punto final a la ceremonia, los dos funcionarios se despojaron de las túnicas y bailaron desnudos alrededor de las llamas.