Uno de los caprichosos dioses que elige el designio de la moda humana se ha levantado esta mañana con la intención de volver a poner de moda las hombreras en los próximos años, según han informado fuentes cercanas al Olimpo de la Moda, donde habitan aquellos que determinan el sino estético de los hombres.

“Y volverán las hombreras y las gentes estarán condenadas a ellas otra vez; como así fue en otro tiempo y así será siempre que yo lo quiera”, ha declarado la divinidad, llena de ira.

“Y una plaga de pantalones campana asolará la Humanidad la próxima temporada Otoño-Invierno”, ha añadido a continuación con la única intención de recordar a todo ser vivo que es él, y no la débil voluntad humana, quien gobierna las apetencias de los hombres.

“Os gustará porque yo lo digo y será bueno”, ha dicho en referencia a una nueva prenda que está diseñando y que ningún hombre cuerdo querría lucir. “No apreciaréis mis dádivas, pero luego os arrepentiréis y las desearéis con toda vuestra alma y las luciréis sobre vuestra piel para aborrecerlas de nuevo cuando yo lo diga, pues así es mi ley”, ha declarado el dios iracundo.

Los hombres que están a merced de su furia se preguntan si el dios se va a mostrar generoso con ellos y les va a permitir llevar ropa normal durante las próximas temporadas o, por el contrario, su ira divina e imprevisible les va a obligar a llevar chaquetas con flecos, como hace dos inviernos.

Cada vez que uno de los demiurgos se levanta creativo y presenta sus nuevos designios para el futuro de los hombres, éstos tiemblan de terror. “Me pregunto si este año tocarán pantalones de campana otra vez, calaveras estampadas en todas nuestras prendas o bien, oh Señor, ten piedad, minishorts”, rezan millones de personas cada día.