asdñlfk jasñldkfj asñlkdfjasñldkfj asdf


El incremento de las actitudes nihilistas y de las crisis de fe en los últimos años está obligando a plantear una ampliación de la Nada. Según datos de las Naciones Unidas, si el nihilismo sigue creciendo al mismo ritmo los próximos años, en 2020 ya habrá más gente en la Nada que en el Todo.

“Se ha disparado el número de nihilistas obligados a creer en cualquier cosa de forma provisional por la imposibilidad de instalarse en la Nada de manera permanente”, explican los expertos, que alertan de que “para un nihilista es insoportable vivir en un mundo de falsas certezas y verdades incognoscibles o incomunicables”.

Los nihilistas temen que la situación actual, en la que muchos sólo se pueden permitir cuestionar el sentido de sus vidas en momentos puntuales, se cronifique. Pese a ello, no se han planteado tomar medidas “porque, total, para qué”.

La comunidad internacional se ha comprometido a luchar para propagar y expandir el sinsentido pero señala las dificultades que entraña la ampliación de la Nada. “Ni siquiera los nihilistas trabajan a cambio de nada, por lo que es casi imposible encontrar voluntarios”, señalan los expertos en su informe.

“Nada existe pero es insuficiente, tienen que existir menos cosas para que el vacío dé para todos”, concluye el documento de las Naciones Unidas, que no descarta que el existencialismo acabe muriendo de éxito.