“Saldremos de la ciudad, cogeremos el coche y conduciremos hasta que dejemos atrás nuestro pasado y nadie nos pueda impedir pactar”, ha propuesto Pedro Sánchez a Albert Rivera tras la desaprobación de su investidura por parte del resto de grupos políticos españoles, según han informado fuentes del PSOE. “No puedo más, ¿me oyes? Me ahogo”, ha insistido Sánchez entre lágrimas.

Según se ha informado, el político socialista ha decidido huir con el líder de Ciudadanos en un coche descapotable y conducir alejados del yugo al que les somete su propio contexto político, que les está impidiendo gobernar con quien realmente desean. “No me hagas preguntas y no te diré mentiras, sígueme y no volvamos jamás”, ha dicho Sánchez a Albert Rivera.

“Desapareceremos de aquí, nos tomaremos unas margaritas en la playa, cambiaremos nuestros nombres y haremos nuestras propias políticas y pactaremos en otro tiempo, en otro lugar, libres”, ha insistido Sánchez, ataviado con unas gafas de sol y un pañuelo en la cabeza.

Tras convencer a Rivera de huir de Madrid en coche “y conducir, conducir hasta que no podamos más, hasta que seamos libres”, Pedro Sánchez ha asegurado estar “más despierto que nunca” y que “todo parece diferente” como si esperara algo con “mucho deseo”.

“Algo ha cambiado. Dentro de mí, ¿sabes? Y… No podría volver. No podría. No lo aguantaría”, ha admitido también el líder de Ciudadanos.

“No nos dejaremos atrapar, no nos dejaremos atrapar jamás, prefiero saltar por un precipicio mirando al horizonte que dejar de pactar contigo”, ha contestado Sánchez pisando el acelerador mientras cogía a Rivera de la mano.