Dirigiéndose a la oficina con toda la ilusión del mundo y dispuestos a felicitar a todas sus compañeras con motivo del Día de la Mujer, millones de ejecutivos de todo el mundo se han llevado un chasco importante esta mañana al no encontrar empleadas de su mismo rango a las que poder congratular.

“Quizá hoy no hay ninguna porque es festivo para ellas”, ha dicho un alto ejecutivo muy desorientado tras pasarse horas gritando piropos por los pasillos para atraer a las mujeres de su planta.

“Por aquí debe de haber alguna chica a la que podamos dar su enhorabuena por décadas de lucha, por ganarse uno a uno sus derechos y por venir a trabajar cada día con una sonrisa”, ha comentado el director de una multinacional tras pedir a su secretaria que le busque a “alguna directora de algo”.

“He venido a trabajar como un perfecto maricón, con una corbata de color violeta, para nada”, ha añadido el directivo a continuación, según han informado fuentes cercanas a las corporaciones y grandes empresas de todo el mundo.

Como es habitual, todos los ejecutivos del planeta localizarán al compañero de menor rango para que haga las funciones de mujer, dé un pequeño discurso sobre equidad laboral al resto de sus compañeros y se lleve a casa las flores con las que trataban de agasajar a sus compañeras en su día.

La mayoría de los jefes de las principales multinacionales ha decidido fichar a varias mujeres para tener a alguien a quien felicitar durante la jornada de hoy. Al final del día se las despedirá hasta el año que viene, como viene ocurriendo anualmente.