El actor y presentador Arturo Valls ha sido rescatado esta mañana de un anuncio de Media Markt expuesto durante meses en cientos de páginas web españolas. El valenciano intentaba sin éxito llamar la atención de la gente pero sus gritos pasaban desapercibidos porque la mayoría de los internautas desactiva el sonido de los “banners”.

“Cada vez que alguien pasaba el ratón por encima veía la luz, pero siempre eran falsas alarmas”, explica Valls, que ha desarrollado una fobia al color rojo y no quiere ni oír hablar de ordenadores ni de centros comerciales.

Los bomberos han logrado liberar a la víctima haciendo click en el “banner” y provocando así que éste se desplegara.

“Pasaba mis días rezando para que terminara la puta oferta, pero siempre había otra”, confiesa el presentador entre lágrimas.

Aparte del actor, se ha rescatado también a dos azafatas pero un hipster fiel a la empresa ha preferido quedarse insistiendo en que ya saldría por su propio pie cuando hubiera finalizado su compromiso con Media Markt porque “Yo no soy tonto”.

Tras su liberación, y aparentemente libre del síndrome de Estocolmo, Arturo Valls volverá a la pequeña pantalla, donde Atresmedia “me cuida y me da de comer”.