Disney acaba de confirmar en un comunicado publicado por The Hollywood Reporter que Indiana Jones volverá a los cines con el actor Harrison Ford en el papel de momia.

A sus 77 años, Ford trabajará de nuevo a las órdenes del también veterano Steven Spielberg para ofrecer al espectador “un punto de vista distinto”. Según Alan Horn, presidente de Disney, la nueva entrega “ya no se centrará en las peripecias del arqueólogo sino que nos contará qué ocurre en estos templos aún por descubrir mientras nadie está allí para verlos”.

“Si una botella de cristal se rompe en un bosque y no hay nadie para oírla, ¿se ha roto la botella?”, pregunta Horn, pensativo. “Queremos plasmar esa sensación de soledad y quietud que las películas de acción pasan por alto”, explica. “Además Spielberg ya no está para según qué trotes”, apunta.

Así pues, Steven Spielberg se adentrará por primera vez “en un cine sin acción exterior donde se reflexionará sobre el paso del tiempo”. Planos cerrados de la momia de más de veinte minutos de duración “nos contagiarán esa sensación de que las horas pasan sin que ocurra nada, sentiremos todo el peso de la Historia en una aproximación mucho más realista”, insiste Disney, que cita como referente la película “Amor” de Michael Haneke.

Harrison Ford asegura que ya ha empezado a preparar el papel durmiendo una media de diez horas al día. Algo que supone para él un verdadero desafío “porque conforme te haces mayor cada vez duermes menos horas, te levantas antes, pones la radio y ya no te entra el sueño hasta después de comer. También como menos, por cierto, porque el estómago no está para fiestas”.