Después de varias semanas buscando inspiración en Pinterest, Instagram y blogs especializados, Pedro Sánchez asegura que sabe perfectamente en qué tipo de acto quiere que consista su investidura, que tendrá lugar el próximo día 2 de marzo. “Quiero algo sencillo, nada pomposo… los diputados justos y ya está”, le ha adelantado a Albert Rivera, a quien ha entregado la invitación en persona.

Según las fuentes consultadas, Sánchez “no quiere repetir lo de siempre” y busca simplemente “divertirse y convertir su día en una fiesta especial para amigos, aliados y oposición”. Nadie de su entorno niega que el candidato está “muy nervioso con todos los preparativos”.

“Quiero algo diferente, personal… nada del típico cuento de hadas, algo moderno, informal, sencillo y con un toque rústico”, habría confesado Sánchez a miembros de su partido. El líder socialista se está planteando alquilar un caserón para presentar su presidencia entre bolas de heno y animales de granja “y no en el típico Parlamento”.

A última hora, fuentes de la sede socialista de la calle Ferraz han informado que Sánchez se está planteando llenar el Congreso de palomas y pavos reales si no es posible celebrar el acto en otro lugar.