Tras buscar durante días en Internet “invitación original de boda” y elegir la opción más popular, Pedro Sánchez ha presentado esta mañana la invitación online para la ceremonia de mañana. “He escogido tonos pastel pero con estética un poco Instagram para darle un tono más moderno y menos clásico que la típica invitación que has visto mil veces”, ha explicado el candidato socialista.

La web, alojada en investidurapedrosanchez.es, ha sido diseñada por el propio Sánchez. Éste ha admitido que se ha ocupado él mismo de estos temas logísticos porque a “Albert estas cosas le dan más igual y me deja hacer porque me pongo un poco histérico con esto”.

“Después de que yo sea presidente, iremos todos de convite en coche, no muy lejos”, ha confirmado el político a todos los invitados. Ha pedido a los diputados que confirmen cuanto antes “porque luego hay un lío de escaños y hay que hacer recuentos todo el rato”.

“¿Estaréis todos? Espero que sí, a Albert y a mí nos hace mucha ilusión”, ha insistido el político.

Aunque en la invitación se especifica la hora de la ceremonia, Sánchez ha confirmado que se retrasará cinco minutos para entrar en el Parlamento cuando todos estén sentados “como es tradición”.

A última hora, fuentes de Ferraz han informado que Sánchez ha roto en llantos de los nervios al ver que la dirección del restaurante no estaba especificada en la invitación.