Tener gente en casa es molesto porque es tu casa, no la suya. Aquí tienes diez maneras de deshacerte de la gente que se adentra en un domicilio del que tú eres el único propietario.

SACA UN REVÓLVER DE MANERA CASUAL
Sacar un revólver de manera casual hará que a tus visitas no les apetezca un segundo café. Los argumentos de carácter libertario sobre el derecho del individuo a ir armado para oponerse al monopolio de la violencia que ejerce el Estado probablemente les aburriráN y asustaráN al mismo tiempo.

FINGE UN TERREMOTO
Alíate con tus vecinos para que aporreen las paredes y el techo de tu casa a determinada hora. No va a colar, pero en cuanto tus visitas te vean gritando como un demente “¡Terremoto, terremoto!” y metiéndote debajo de la mesa, seguro que prefieren dejarte a solas.

PRENDE FUEGO AL SALÓN
“El fuego purificador todo lo vence y todo lo echa… El fuego purificador es anciano y sabio…”.

INSISTE EN QUE SE QUEDEN A DORMIR A TODA COSTA
El exceso de hospitalidad es la forma más elegante de deshacerse de alguien, que enseguida se pondrá a la defensiva. “Os quedáis a dormir sí o sí, que tengo sitio, en mi cama caben cuatro personas”, es una frase que, pronunciada a las seis de la tarde, hace que cualquier persona se marche a las seis y diez.

SACA A RELUCIR EL TEMA DE LA MUDANZA
Coméntales de pasada que aún tienes un par de armarios y una lavadora que traer de tu anterior piso, y que ahora que estáis todos quizá sería un buen momento para ir a buscarlos. La estampida en masa está garantizada.

ENSÉÑALES TU COLECCIÓN DE POWER POINTS
Diles que quieres compartir con ellos una selección de los Power Points que hiciste en el trabajo y de los que te sientes especialmente orgulloso. “Técnicas de marketing aplicadas al sector de la grifería industrial” o “Cierres financieros 2011-2015 de GRIFOS MARTÍNEZ S.L.” son temas indispensables para que, al tercer click de ratón, tus visitas deseen no volver a tu casa jamás.

PRESÉNTALES A “MAMÁ”
Tener un cadáver vestido de anciana sentado en una cómoda siempre ayuda en este tipo de situaciones. Preséntasela y finge hablar con ella delante de los demás. “¿Qué dices mamá? ¿Que les queme vivos? No puedo hacer eso…”. En cuestión de segundos tu hogar se habrá vaciado.

PÍDELES DINERO
Les dará incluso más miedo que lo de la madre muerta.

PREGUNTA SI A ALGUIEN LE APETECE UN ROOIBOS CALENTITO
Ni siquiera hace falta que realmente planees prepararlo.

SÉ TÚ MISMO
Si los anteriores pasos han fracasado, intenta hacer algo que nunca haces delante de los demás por un más que justificado miedo al rechazo.