Confesando a los periodistas que se sumó a la causa feminista en 2014 con la única intención de “meterle el rabo a alguna”, Juan Salurdez ha anunciado esta mañana su firme e irrevocable intención de abandonar los principios feministas al comprobar que su vida sexual no ha mejorado.

“La lucha feminista ha fracasado, al menos en mi caso”, ha declarado Salurdez.

Según explica este alicantino de 37 años, se acercó al feminismo después de que una amiga le prestara un libro de política feminista. “El libro y las profundas conversaciones que mantuve con mi amiga me abrieron los ojos: los hombres tenemos que concienciarnos de que es necesario hacer un esfuerzo y fingir que comprendemos sus reivindicaciones si queremos que se abran de piernas”, explica Salurdez. Advierte, sin embargo, de que el esfuerzo intelectual no le ha facilitado el acceso a “vaginas frescas”, en sus palabras.

“Pensé que las feministas, como no se cuidan, tendrían el listón más bajo, pero son tan exigentes como las normales”, ha declarado el exfeminista, quien llegó a lucir el pasado verano siete camisetas con el lema “This is what a feminist looks like”.

“Les das derechos y no recibes nada a cambio”, se queja ahora.

“He llegado a adoptar el poliamor de manera pública y explícita y eso tampoco me ha facilitado el camino”, ha añadido, alertando al resto de hombres de que no intenten “lo del feminismo” porque “no sirve” dado que “los mejores chochitos” fueron “cosechados” por los primeros hombres que aparentaron dar la razón a las reivindicaciones de las mujeres.