La Audiencia Provincial de Cáceres ha dictado hoy un auto por el que ordena el cierre cautelar del gimnasio Health Salud, en el que se han producido varios altercados en las últimas semanas. Los incidentes tienen que ver, según todos los testigos, con la aparición de espectros con sobrepeso que asustaban a los clientes y se quedaban dormidos encima de las colchonetas.

Los dueños del establecimiento han confirmado esta mañana que el gimnasio se construyó hace un año en el mismo local en el que antes había una franquicia de la cadena de comida rápida McDonald’s. “El restaurante se fue a otro barrio pero los gordos se han quedado atrapados en esta realidad y sus estómagos no los dejarán cruzar al otro lado hasta que encuentren la paz”, explica uno de los monitores.

Los supuestos fantasmas serían tres obesos tapados con grandes telas que parecen manteles reciclados. “Se les salen las lorzas por debajo de las sábanas y se mueven muy lentamente, por lo que parecen zombis también”, relata una clienta del centro de fitness.

Las grabaciones de las cámaras de seguridad confirman la presencia de estos seres, que las autoridades se niegan a denominar fantasmas porque no se descarta la teoría “de que sean los señores Mauricio Rosal, Paco Guerra y Lorenzo Barahona, muy conocidos en el barrio porque se encadenaron en la puerta del antiguo McDonald’s cuando se enteraron de que lo iban a traspasar”, asegura un agente.

Aunque los rostros de los supuestos espectros con sobrepeso no se distinguen claramente, las grabaciones muestran a uno de ellos escribiendo la palabra “Big Mac” con pintalabios en uno de los espejos. “Si fueran fantasmas no podrían escribir y traspasarían las paredes. Ellos casi tiran un tabique, pero no llegaron a atravesarlo porque son corpóreos”, argumentan los policías.

Aunque la investigación sigue abierta, el barrio se divide entre los que defienden la teoría de los fantasmas y los que acusan a los tres vecinos de estar forzando el cierre del gimnasio “con artimañas de gordos”. En cualquier caso, la próxima apertura de un Burger King cerca del local “encantado” podría atraer “los estómagos torturados de los fantasmas”, que dejarían de molestar a la clientela del gimnasio muy pronto.