Asegurando que está dispuesto a llevar su relación con España al “siguiente nivel”, Mariano Rajoy ha declarado esta mañana durante una entrevista en Radio Nacional que, si es reelegido, dejará un cepillo de dientes en el Palacio de la Moncloa, la residencia oficial del presidente del Gobierno español.

“He pasado alguna noche esporádica allí pero siempre volviendo a casa por la mañana, no sólo porque me resulta más cómodo sino también para dar a entender que yo tengo mi vida”, ha explicado Rajoy.

“Lo del cepillo de dientes tiene un peso simbólico muy importante y, si gano las elecciones, voy a dar el paso”, ha añadido.

“Yo estoy preparado para dar ese paso, pero hay que ver si el país también lo está”, ha declarado el mandatario. Ha dicho que, si el país le da una segunda oportunidad, “esta vez iremos todos en serio y yo el primero”.

El presidente tiene planeado adquirir también un segundo pijama que dejaría en La Moncloa, donde ya ha pedido a su equipo que le reserve un cajón para sus cosas si se da el caso de que gana de nuevo el 20 de diciembre.

“Estos años admito que no me he comprometido del todo porque durante esta primera candidatura no me acababa de creer que los españoles realmente me quisieran”, se ha excusado Rajoy, admitiendo que su reelección le permitiría estar seguro y comprometerse. “Estoy muy ilusionado hasta el punto de que, en cuatro o cinco años, me veo viviendo allí”, ha concluido el presidente.

Fuentes del Ejecutivo también han confirmado que Mariano Rajoy hace ya seis meses que no llama a Rodríguez Zapatero para pedirle permiso cuando quiere quedarse hasta tarde en el edificio.